Card image cap

Cómo el posicionamiento web puede ser fundamental para tu empresa

Una web sin visitas es mucho más triste que un jardín sin flores. El posicionamiento web es fundamental para conseguir la visibilidad y las ventas que se esperan de la web de tu empresa. Conseguir situarse en los primeros puestos de los buscadores es síntoma de tráfico relevante y visitas de calidad, que se acaban traduciendo en un aumento del negocio online. Ese es el objetivo final: vender más con nuestra web.

 

 

Atraer clientes mediante posicionamiento en buscadores

 

El posicionamiento en buscadores es la forma más efectiva para que los clientes potenciales conozcan un producto o servicio, y lo acaben comprando. Para conseguir que Google coloque tu web entre los primeros resultados de sus búsquedas es necesario trazar una estrategia de SEO sobre una página web optimizada, con una estudiada estructura que haga fácil su manejo y contenidos que aporten valor a los clientes.

 

La estrategia de posicionamiento web

 

En el desarrollo de una estrategia de posicionamiento web se analizan palabras clave relacionadas con la marca, los productos y servicios, y se audita nuestro site para mejorar aspectos como los enlaces internos entre las diferentes páginas, la carga de la web, su responsive, su usabilidad y la optimización de títulos y contenidos, entre otros aspectos.

 

Además, es fundamental trazar una estrategia de enlaces externos que atraigan público de calidad a nuestra web. Esta estrategia de link building es clave para que los buscadores posicionen nuestra web en las búsquedas que más nos interesan.

 

 

¿Qué aporta el posicionamiento web a la empresa?

 

Una buena estrategia de posicionamiento web debe conseguir que nuestra web sea capaz de aumentar las conversiones. Es decir: debe ser un apoyo al crecimiento de la empresa, generando negocio y ampliando la cartera de clientes.

 

Cuando nuestra web se sitúa en las primeras posiciones de los buscadores, es más fácil que quienes buscan aquello que ofrecemos entren en nuestra web. En ese momento entra en juego el diseño web de nuestra página, que debe responder a lo que buscan los usuarios para evitar que salgan rápidamente de nuestra web.

 

Si captamos al potencial cliente con su clic inicial y conseguimos retener su atención con la propuesta de valor de nuestra web (servicios, productos, contenidos de calidad, etc.), estaremos más cerca de que, finalmente, nos compre.