Card image cap

Ventajas de la gamificación para fidelizar clientes

Utilizar la gamificación para fidelizar clientes o, al menos, para captar su atención, es un recurso que lleva tiempo demostrando su eficacia. El juego nos ayuda a concentrarnos, nos involucra y hace que participemos activamente en actividades y procesos, casi sin darnos cuenta. Estas características de la gamificación, encierran interesantes ventajas.

 

 

¿Qué es la gamificación?

 

La gamificación es un término que define la forma en la que aplicamos principios y procesos propios de los juegos en diversas actividades que nada tienen que ver con ellos. Se podría decir que equivale a tomarse la vida y sus circunstancias como si fuera un juego que se desarrolla en un gran tablero, lleno de variables.

 

Llevado a la empresa digital, la gamificación se plantea como pequeños retos pensados para clientes, empleados o proveedores, donde se establecen unas acciones claves que tienen que realizar los usuarios y unas recompensas que les hagan sentir que están progresando en el juego. Los participantes deben intuir un avance progresivo para conseguir una fidelización eficaz.

 

Lo cierto es que la gamificación puede aplicarse a diferentes ámbitos empresariales, donde se utilizan estos procesos con el objetivo de que los participantes del juego desarrollen un comportamiento concreto. Estas técnicas potencian la motivación, la concentración y el esfuerzo, lo que convierte a la gamificación en una buena herramienta para motivar a grupos de personas. Y para generar ventas.

 

 

Cómo la gamificación ayuda a fidelizar a nuestros clientes

 

En las empresas digitales, la gamificación puede convertirse en un poderoso aliado para estrechar la relación con nuestros clientes e impulsar las ventas. Sólo hay que saber aprovechar la psicología que hay tras estas técnicas y encauzar esa motivación hacia un objetivo concreto: ampliar nuestra cartera de clientes y expandir nuestra marca.

 

Genera prescriptores de nuestra marca

 

El diseño de juegos en entornos online no sólo puede ayudar a fidelizar a nuestros clientes, sino que es capaz de convertirlos en embajadores o prescriptores de nuestra marca. Al compartir estas experiencias en redes sociales o invitar a nuevos participantes, se genera un proceso de difusión que puede generar nuevos clientes.

 

Estimula al cliente para que interactúe con la marca

 

La gamificación puede ayudar a estimular, a motivar y a incentivar al cliente a participar, a que comparta e interactúe con nosotros. Todo, para llegar después a fidelizarle a través de una nueva experiencia de compra. Conseguir que los usuarios compartan a tiempo real su experiencia en la web, una app o en las redes sociales, potenciará el feedback y consolidará nuestra imagen de marca.

 

Crea comunidad en torno a nuestra marca

 

Una de las ventajas de la gamificación es que es capaz de crear una comunidad en torno a nuestra marca o producto. Esta cualidad es fundamental de cara a la fidelización del cliente y el fortalecimiento del engagement.  

 

 

Un proyecto web a medida para desarrollar estrategias de gamificación

 

Para poder poner en marcha este tipo de iniciativas, puede ser necesario realizar ajustes en nuestra web o generar aplicaciones específicas que apoyen estas estrategias. Una alternativa es desarrollar un proyecto web a medida que sirva de escenario de nuestra campaña y en el que los usuarios puedan interaccionar, conectar entre sí, y generar las acciones que la empresa está buscando para consolidar su fidelización.

 

Si apostamos por las aplicaciones para móviles, el juego planteado debe adaptarse a este formato y sus características. La posibilidad de estar constantemente conectados a Internet, próximos al cliente y geolocalizados ofrece muchas posibilidades a las marcas para desarrollar estrategias de gamificación basadas en móviles. La clave aquí es, quizás, ser originales y conectar con el cliente a través de juegos diferentes y únicos.